Afortunadamente el aluminio es una material que requiere de cuidados muy fáciles y sencillos para conservarse impecable.

Puedes elegir algún tipo de producto para limpiar y asear el cancel, con éste y un trapo o esponja lograrás darle un mantenimiento efectivo, que puedes llevar a cabo una vez al mes.

También debes aspirar las entrelíneas del cancel para evitar que impurezas y residuos se vayan acumulando en éstas.

Te aconsejamos que coloques algo de lubricante, que permita que el cancel, en donde se haya colocado, continúe con movilidad sin inconvenientes.

Te invitamos a conocer nuestros productos y a comprobar que nuestro servicio de instalación es sin duda el mejor, para desarrollar cualquier tipo de proyecto.